EVALUACIÓN DE MEZCLAS SINTETICAS KAIROMONALES PARA LA CAPTURA DE Rhynchophorus palmarum L

 

 

 

 

EVALUACIÓN DE MEZCLAS SINTETICAS KAIROMONALES PARA LA CAPTURA DE Rhynchophorus palmarum L. En palma de Aceite (Elaeis guineensis)

 

 

 

 

 

 

 

 

JUAN MANUEL GUERRERO MORENO

 

 

 

 

 

 

Proyecto de grado para optar al título de

Ingeniero Agrónomo.

 

 

 

 

 

 

Director

HUGO CALVACHE GUERRERO

Ingeniero Agrónomo Msc Entomología

 

 

 

 

 

 

 

UNIVERSIDAD DE LOS LLANOS

FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS Y RECURSOS NATURALES

PROGRAMA DE INGENIERIA AGRONÓMICA

VILLAVICENCIO

2000.
 


 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Una de las enfermedades limitantes de la palma de aceite es el “Anillo Rojo – Hoja Corta”, causada por el nemátodo Rhadinaphelenchus cocophilus (Coob) Goodey (Tylenchida: Aphelenchoididae). 

 

De acuerdo con el trabajo de Salas (1980) en Costa Rica, esta enfermedad fue encontrada por primera vez en cocotero cerca de una plantación comercial de palma aceitera, en la región de Quepos en 1977. Según Cuthbert (1992), en palma de aceite se han reportado pérdidas por causa de esta enfermedad hasta el 50%. Hasta hoy se ha considerado al R. Palmarum como el principal o único vector, y es así como toda recomendación en el control de la enfermedad va acompañada de metodologías y técnicas para el control de las poblaciones del picudo (Genty et al.1978; Chinchilla y Rhicardson s.f.; Cuthbert 1991).

 

La descripción de la enfermedad varía según la región y el autor que la registre.  Sin embargo, se puede sintetizar la aparición de síntomas en lo que se ha llamado anillo rojo y otro disturbio denominado como hoja corta.

 

En forma general se habla de un síntoma clásico de anillo rojo cuando hay amarillamiento generalizado en las hojas más viejas, que posteriormente se convierte en una coloración bronceada y termina en un secamiento.  Las hojas viejas se quiebran en el pecíolo, a corta distancia del tronco.  Estos síntomas externos están acompañados de un síntoma interno característico que consiste en un anillo de color marrón oscuro, casi negro, formado por tejidos necrosados, el cual puede aparecer bien definido o disperso en los tejidos del tronco, pero siempre conservando su forma circular (Chinchilla y Rhichardson s.f).

 

En los Llanos Orientales, el R. Cocophilus se encontró como ecto y endoparásito en diferentes partes de la palma como: estipe, raquis, meristemo, axilas de las hojas, flechas e inflorescencias.

 

En los informes de sus visitas a Colombia, presentados por diferentes investigadores (Syed 1987; Turner 1988; Cuthbert 1991), se encuentra como recomendación común, la erradicación de las palmas enfermas como base de control de la enfermedad.

 

Hasta el momento el único control efectivo que se ha hecho contra R. Palmarum es mediante trampeo con la utilización de atrayentes.  El sistema de trampeo que ha demostrado mayor efectividad y economía es el de recipientes cerrados con ventanas de entrada y utilizando como atrayente una mezcla de caña, melaza y agua (CENIPALMA 1993).

 

En trabajos adelantados por Rochat et al. (1993) para la identificación de atrayentes específicos para la captura de R. Palmarum , se han desarrollado sistemas olfatométricos de laboratorio.  Estas consideraciones han permito el desarrollo de una feromona de agregación, la cual ha demostrado su efectividad en la captura de R. Palmarum aumentando el promedio que se tenía de 0,5 insectos/trampa/mes a 2,5 especímenes/trampa/día, en promedio (Manuelita 1992, datos sin publicar).


 

 

 

JUSTIFICACIÓN

 

La enfermedad conocida como “anillo rojo – hoja corta”, cuyo registro en Colombia en palma de aceite se remonta al año de 1986 en la Zona Norte, se presentó en la Zona Oriental, y es allí donde a partir de 1988 ha venido evolucionando rápidamente, hasta convertirse en uno de los  principales factores de mortalidad de la palma.  En las otras zonas productoras de palma del país no alcanza la gravedad que esta tiene en los Llanos Orientales; sin embargo, esta situación debe tratarse con cuidado, dado el potencial que tiene el nemátodo para adaptarse a diferentes condiciones ecológicas.

 

El manejo dado al problema ha estado dirigido hacia la captura de R. palmarum,  principal agente diseminador del nemátodo; control de los focos de infección mediante erradicación de las palmas enfermas. Además, debe realizarse la confirmación de la presentación del nemátodo en palmas con sintomatología similar  a la de anillo rojo – hoja corta, mediante un adecuado sistema de muestreo, tomando en los sitios más confiables  y con la ayuda de las técnicas de extracción más indicadas.

 

La captura de R.palmarum por el sistema de trampas tiene por objeto, fundamentalmente, conocer el nivel de las poblaciones del insecto en diferentes áreas de una plantación y de acuerdo con ello establecer algún sistema de control.

La caña de azúcar, estipe de palma de aceite, estipe de palma de moriche o estipe de palma de vino atraen muy bien a R. Palmarum cuando se les adiciona melaza y agua, en una proporción de 1:1:3, o 1:1:2.  La trampa constituye el complemento del atrayente en la captura del insecto.  Esta debe garantizar la captura del mayor número de insectos a menor costo y con el menor deterioro ambiental. En general, se han conseguido mayores capturas en las trampas localizadas en la periferia de la plantación, especialmente en aquellas áreas donde hay algún efecto de palma nativa.


 

 

 

OBJETIVO GENERAL

 

Determinar cual es la solución Kairomonal que produce mayor atracción al R palmarum L; vector del anillo rojo en la palma de aceite.

 

OBJETIVO ESPECÍFICO

 

·        Analizar las diferencias de atracción entre machos y hembras de Rhynchophorus palmarum con base en las soluciones Kairoumonales.


 

 

 

HIPÓTESIS

 

·        Las soluciones Kairomonales sinteticas son más atractivas que los cebos vegetales

 

·        El número promedio de hembras y machos capturados en las trampas es similar.

 

·        Las soluciones sintéticas en la fase 1 presentan mayor atracción que las soluciones de la fase  2

 

·        La  solución Kairomonal  JCO es más atractiva que las otras soluciones sintéticas.

 


 

 

 

 

1.      PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

 

En Costa Rica la sintomatología de la hoja pequeña en palma aceitera es común, pero ésta es de mucho más prevalente en Honduras donde los síntomas típicos de anillo rojo son menos frecuentes.  Tanto en Costa Rica como en Honduras, los síntomas clásicos de anillo rojo en cocotero son comunes.

 

La enfermedad asociada a R. Cocophillus es considerada una de las más serias amenazas para la palma aceitera en América Central y se encuentra bastante generalizada en plantaciones adultas.  En general, en áreas de palma joven  la enfermedad no es muy común, (0,1% palmas enfermas/ha. o menos) y en áreas viejas (> 20 años) aparentemente no progresa mucho.  Sin embargo, la incidencia de plantas enfermas puede ser bastante alta en áreas de 11 a 16 años de edad.  Dado que en muchos casos no se conoce con exactitud el origen genético de las plantaciones comerciales más viejas en Centroamérica, no es posible identificar las posibles progenies de mayor susceptibilidad.  El mayor incremento de la enfermedad se ha presentado en Honduras en algunos  materiales traídos de Costa de Marfil y plantados entre 1973 – 1974.  Algunos de estos lotes presentan de un 10 a un 20% de palmas enfermas, en algunas áreas específicas.

 

2.      MARCO TEÓRICO

 

Para los países tropicales, la palma de aceite (Elaeis guineensis Jacq) representa una alternativa de excelente perspectivas para el futuro.  Este cultivo produce 10 veces más del rendimiento de aceite proporcionado por la mayoría de otros cultivos oleaginosos y con materiales genéticos más recientes la diferencia en rendimiento es cada vez mayor y los problemas de salud dados a las grasas hidrogenadas tendrán  que abrirle paso al aceite de palma para la fabricación de productos a base de grasa vegetal.

 

También es de resaltar que la palma aceitera es un cultivo de alta rentabilidad y es aún la mejor opción para las tierras bajas de las regiones tropicales.

 

Origen.

 

Los navegantes que visitaron las costas de Guinea en la primera mitad del siglo XVI observaron en aquellas regiones la palma africana de aceite (Elaeis guineensis Jacquin), de cuyos frutos se alimentaban las poblaciones indígenas, consumiendo y extrayendo de ellos aceite.

 

El origen de la palma aceitera ocurrió de una manera muy diseminado y como comúnmente es hallado en Africa, América y en el Sureste de Asia y podría ser originario de cualquiera de estas áreas.  Sin embargo, la introducción en Asia fue reconocido por Hungerm 1924 Cuatro palmas dos de el Hortusen Amsterdam y dos de Reunión o Mauritius.

 

La palma aceitera fue introducida en Malasia en 1870 como planta ornamental y los primeros intentos de establecer grandes plantaciones fracasaron en ése país, hasta que después de la primera Guerra Mundial, aprovechando las experiencias obtenidas en las plantaciones de Sumatra, el cultivo fue extendiéndose rápidamente como lo indican los siguientes datos, por ejemplo en Malasia las plantaciones de palma en 1918 ocupaban una extensión de 5000 ha. y para el año de 1996 este país contaba con 2.5 mill. de ha. y se estima que para el 2000 sólo este país producirá 8 mill. de ton. de aceite de palma.  Hoy Malasia, Indonesia y Nigeria son los mayores productores del mundo de aceite de palma (con más del 78%)

 

ANILLO ROJO

 

Sintomatología  (Estados Iniciales)

 

En cortes con flechas se observan algunos puntos color marrón, acompañados de coloraciones salmón.  En cortes de algunas bases peciolares de hojas bajeras se observan algunos puntos color marrón.

 

Las inflorescencias indeterminadas, en general se observan normales, algunas pocas pueden presentar un ligero cambio en su coloración que puede ser crema o café en las bases de la espatas.  Además se presentan unos puntos marrón en los 10 – 20 cm por debajo del meristemo.  Ocasionalmente un halo rosado, y presencia del anillo marrón en el estipe.

 

Síntomatologia  (Estados Iniciales)

 

En la zona de los Llanos Orientales de Colombia, en palmas jóvenes, menores de 7 años, el principal síntoma es el acortamiento de la hoja 1, el cual se hace progresivo a las siguientes, a medida que van emergiendo.  En algunos casos, el acortamiento de las hojas jóvenes está acompañado de una compactación de sus bases, lo cual se conoce como cogollo cerrado o apiñado.

 

En la zona de Tumaco, en palma adulta, las hojas del nivel 1 no tienen ángulo de apertura, observándose rectas, casi paralelas a las flechas, lo que le da el nombre de cogollo cerrado o apiñado.  Además se observa un acortamiento leve de la hoja 1 (50 cm. menos que una hoja normal) acompañado de un moteado en los folíolos de las hojas del nivel 1 y 9; los racimos presentan frutos pequeños, sin brillo.

 

Estado Intermedio

 

El acortamiento se observa en las hojas de los niveles 1, 9 y 17 con un 40 – 60% de reducción en su longitud (2.5 m. a 3.6 m. menos que una hoja normal).  La longitud de los folíolos y el espacio interfoliar no varía.

 

A medida que transcurre el tiempo, flechas y hojas se observan cada vez más cortas y presentan una ligera clorosis en la base de los raquis y en los folíolos bajeros.  Los raquis de las hojas, en algunas ocasiones toman una coloración anaranjada, aunque esta característica también se puede presentar en palmas sanas.

 

Estados Avanzados

 

Las flechas cuando existen, son muy cortas, completamente necrosadas.  Las hojas de todos los niveles son cortas, dando la apariencia de una copa plana; en algunas ocasiones se observa el nivel inferior con hojas largas casi secas o en muy mal estado.  Bases de los raquis cloróticos, frutos pequeños, aborto y en algunos casos, racimos podridos.

 

En palmas aceiteras con síntomas de “anillo rojo” en el tronco, el nemátodo también se localiza en el tejido descolorido y en el tejido adyacente interno del anillo, que está aún aparentemente sano.  Sin embargo, con cierta frecuencia el nemátodo está ausente en el tronco, especialmente cuando se trata de manchas necróticas oscuras, lo cual podría indicar el fracaso del nemátodo para establecerse por completo en esos tejidos.  En la región del anillo, Schuiling  y Dinther (1981) encontraron que la concentración del nemátodo podía variar entre 0 y 4.833 nemátodos por gramo de tejido y que la mayoría de los individuos se encontraban muertos o moribundos.  El nemátodo no pudo ser recuperado en el tronco de varias plantas con síntomas.  En general, en el tejido necrótico de los pecíolos la concentración de nemátodos fue más alta (20 – 8.400 por gramo de tejido) y el número de individuos muertos menor.

 

La enfermedad “Anillo rojo – hoja corta”, es causada por el nemátodo Rhadinaphelenchus, perteneciente a la familia Aphelenchidae.

 

Este nemátodo se caracteriza por ser muy delgado y largo; tanto los machos como las hembras pueden llegar a medir 1mm.  de largo.  Es de tipo gregario, posee un movimiento rápido pero delicado, y se considera como parásito obligado.

 

Tiene cabeza redonda, un poco más delgada que el cuerpo; el estilete mide aproximadamente 15 micras de largo y posee perillas (protuberancias) muy pequeñas.  Las glándulas del esófago son pequeñas y angostas.  La cola de los estados juveniles termina en visel; la de las hembras en punta y la de los machos se curva ventralmente.

 

Tiene un ciclo de vida, de huevo a huevo, de 9 a 10 días , siendo este el más corto registrado para un nemátodo fitoparásito.  Pasa por los estado de huevo, tres estados juveniles y adulto; el estado juvenil III es el infectivo.  Todo su ciclo biológico transcurre dentro del hospedero, palma de aceite, coco u otras palmáceas nativas, donde se multiplica, pero es capaz de sobrevivir a los cambios por metamorfosis de estos.

 

Los estado juveniles son muy susceptibles a deshidratación; sin embargo, aparentemente son resistentes a condiciones físicas adversas, como temperaturas entre 4 y 6 °C, las cuales solo los inmovilizan y pueden soportar pH entre 2,7 y 8,1.

 

En palmas con síntomas muy iniciales de la enfermedad, el nemátodo se encuentra, en mayor concentración, en las espatas de los primordios florales que en las bases de las flechas.  No se encuentran nemátodos en el estipe y meristemo.  Experimentalmente se ha encontrado que antes de manifestar síntomas externos, los nemátodos ya se encuentran en las inflorescencias de los niveles 1, 9 y 17 aún en las negativas.

 

En las palmas con síntomas intermedios o avanzados, el nemátodo se encuentra en mayor concentración en las bases de las flechas, cerca al meristemo.  La población de nemátodos en el estipe es significativamente baja.  No se han encontrado nemátodos en los pecíolos, pedúnculos florales, raíces y suelo.

 

Analizando raquis de hojas en proceso de descomposición, de 15 a 30 días  después de la cosecha, en un lote de alta incidencia de anillo rojo, un 69% resultó positiva a la presencia de R. Cocophilus.

 

El nemátodo se puede localizar en los intestinos, la cavidad del cuerpo y en las heces del vector.  Externamente puede ser transportado en pedacitos de tejido infectado en las cerdas del insecto (Hagley, 1963, 1965; Griffith, 1968; Blair, 1970).  Los nemátodos presentes dentro del cuerpo del insecto están generalmente vivos y son de un tamaño uniforme, pero aquellos que aparecen externamente en el vector, representan diferentes estadios de desarrollo (Griffitn , 1968; Schuiling y Dinther, 1981).

 

Aproximadamente 67% de los nemátodos en larvas del vector se localizaban en la tráquea y la mayoría eran sacados al exterior del cuerpo durante la muda.  Cerca de un 50% de los nemátodos en el interior del cuerpo del vector sobrevivían la muda del insecto (Griffith, 1969b)

 

La diseminación del nemátodo se realiza a través de insectos.  Las pruebas realizadas para verificar si había diseminación por agua o suelo han sido negativas.  Los estudios realizados hasta ahora en Colombia, en palma de aceite, han permitido registrar las siguientes especies como portadoras del nemátodo:  R palmarum L., Dynamis borassi, Metamasius hemipterus L., Limnobaris calandriformis Champion  (Coleoptera:  Curculionidae) y Strategus aloeus (L.) (Coleoptera:   Sacarabaeidae).

 

Hagley (1963) encontró que la contaminación con el nemátodo, mediante el vector R. palmarum en cocotero, se realizaba especialmente en los tejidos más suaves de la corona, cerca de las axilas de las hojas.  La adquisición por el vector estuvo influenciada por la concentración del nemátodo en el tejido, y solamente los nemátodos más activos eran fácilmente tomados por el insecto.

 

Griffith (1978) concluyó que pocos nemátodos pueden ser efectivamente transmitidos por el picudo durante su alimentación, pero se puede lograr un alto porcentaje de infección (72%) mediante el confinamiento de insectos contaminados en la zona internodal en la corona de plantas sanas de cocotero.   La infección aquí podría iniciarse durante el proceso de alimentación, durante la oviposición, o bien por nemátodos externamente acarreados por el insecto o liberados en las heces (Hagley, 1963; Blair, 1970; Griffith, 1978; Schuiling y Dinther, 1981).

 

En Centroamérica la población de R. palmarum asociada a palma aceitera alcanza los valores máximos durante la época seca mientras el porcentaje de insectos que acarrea el nemátodo es mayor durante la segunda mitad de la época lluviosa (Chinchilla et al, 1991; Morales y Chinchilla, 1991).  Una proporción más baja de individuos contaminados durante el pico poblacional en la estación seca, podría ser consecuencia de que estos insectos, ya viejos, han perdido sus nemátodos en el medio.  Por otro lado, las condiciones de baja humedad relativa pueden ser detrimentales para los nemátodos acarreados externamente.  La falta de humedad en el ambiente durante la época seca, podría también impedir la inoculación y establecimiento del nemátodo cuando la infección ocurre en la región del cogollo.

 

La especie R  palmarum L. (Coleoptera:  Curculionidae) ha sido considerada como el principal, y para muchos, el único vector del nemátodo.  Sin embargo, los trabajos de Cenipalma y los registros de algunas plantaciones de los Llanos Orientales, no han permito visualizar alguna correlación entre la población capturada de R. palmarum y la incidencia de la enfermedad en las mismas.  Por su parte, en Centroamérica (Chinchilla, 1992), consideran que aunque no parece existir mayor duda sobre el papel de este picudo en la diseminación de la enfermedad, no necesariamente existe relación entre el nivel de su población y la incidencia de la enfermedad.

 

Este insecto se ha registrado en todas las zonas productoras de palma en Colombia y los porcentajes de la población portadora varían de una zona a otra, dependiendo del manejo dado al problema.  De todas maneras, esta población siempre ha sido la más alta respecto a otros insectos portadores.

 

Esta especie, al igual que otros curculionidos relacionados con el problema, adquiere el nemátodo en su estado larval, cuando se desarrolla en tejidos contaminados.  En el estado adulto, puede inocular el nemátodo en palmas sanas, por medio de sus procesos fisiológicos, especialmente a través de la oviposición., atraído por los tejidos en fermentación en heridas, o en cortes de hojas.

 

El principal inconveniente de este método de lucha es la manipulación de un gran número de trampas, lo que puede generar altos costos de colocación y mantenimiento.

A sustancias químicas externas al organismo del insecto que actúan sobre su comportamiento, se conocen como semioquímicos  (del griego semeion = señal) y este conjunto de sustancias comprende las feromonas y los aleloquímicos.  Las feromonas son señales químicas emitidas por un insecto que le permiten comunicarse con otros individuos de su misma especie, en oposición a los aleloquímicos que son emitidos por una especie para comunicar con individuos de otra especie.  Los aleloquímicos son emitidos por los insectos o por el medio ambiente, como es el caso de los aromas emitidos por las plantas hospedantes de los insectos fitófagos.

 

La casi totalidad de los ejemplos de utilización de las feromonas en agricultura se limitan esencialmente a los lepidópteros o coleópteros.

 

En cuanto a la utilización de las feromonas en coleópteros, la vida de los adultos es larga, de algunos meses, pero puede llegar a ser de uno a dos años.  Bajo esta perspectiva, los adultos recién emergidos viven una fase de maduración sexual antes de comenzar realmente a buscar su pareja.  Durante la vida adulta, un cucarrón puede expresar fases alternativas de búsqueda del alimento seguidas por fases de búsqueda de la pareja, lo que explica que dentro de este orden hayan sido reportadas feromonas de agregación así como sexuales.

 

Sobre los coleópteros plaga de la palma de aceite, los trabajos en ecología química comenzaron en la década del 80 (Rochat 1987), por oposición a los trabajos sobre lepidópteros plaga de otros cultivos, sobre las cuales comenzaron hace cerca de 40 años.  Es el caso de la gualpa, R palmarum L. (Coleóptera:  Curculionidae), para el cual el control se enfocó inicialmente hacia el uso de cebos vegetales atractivos a base de palma de aceite, cocotero, papayo, caña de azúcar, chontaduro y banano.  En realidad todas estas plantas poseen en común tejidos tiernos y carnosos y exudan fácilmente luego de una herida, y además son ricos en azúcares.  La atracción de los insectos hacia dichos cebos se debe a algunos de los productos de la fermentación de los vegetales utilizados como cebo que depende a su vez de las condiciones climáticas.  Los cebos vegetales solos no son suficientes para la atracción, puesto que se probó que los insectos contribuyen a la atracción de los congéneres produciendo una feromona.  El macho de R. palmarum produce el rhynchophorol para atraer los adultos de ambos sexos.  Al mezclar en las trampas la feromona y los aromas vegetales de los cebos, se observa una sinergía en la atracción, aumentándose hasta 25 veces la captura de adultos.  Por el momento, el trampero masivo es el principal uso dado a la feromona R. palmarum.  El impacto real de la utilización del rhynchophorol en la disminución de la incidencia del anillo rojo en palma de aceite no ha sido claramente establecido.  Sin embargo, estudios más profundos se llevan a cabo actualmente con el fin de confirmar la utilización a gran escala del rhynchophorol en la lucha contra el anillo rojo (Oehlshlager et al. 1995a).  Las investigaciones se adelantan igualmente sobre otros picudos plaga de las palmas, en los cuales se han identificado igualmente feromonas de agregación.  Es el caso de M. hemipterus (L.) en Colombia (Ramírez – Lucas et al. 1996), de R. ferrugineus (Oliver) y R. vulneratus (Panz.) (Rochat et al. 1993; Gries et al 1993), R. cruentatus (Fabricius) en Estados Unidos (Weissling et al. 1994) y R. bilineatus (Montr.) en Nueva Guinea (Oehlschlager et al. 1995b).

 

El éxito del trampeo depende de la correcta formulación de la feromona.  Las principales dificultades de la formulación se sitúan a nivel de la síntesis química y de la difusión de los compuestos.

 

La disolución requiere el uso de los dispositivos que permitan emitir la feromona en las mismas cantidades y proporciones que los insectos vivos presentes en el campo (Kidonieus y Beroza  1982; Jutsum y Gordon 1989).

 

Actualmente, el empleo de las feromonas resulta relativamente costoso en razón de la síntesis industrial laboriosa y de las bajas cantidades utilizadas.  Los costos de los insecticidas clásicos son a menudo más bajos que los de las feromonas, las principales ventajas de esta herramienta de control radican en su facilidad de empleo, en la protección del medio ambiente, ya que se trata de métodos específicos utilizados a muy bajas dosis, libres de residuos tóxicos y sin efectos secundarios negativos para la fauna benéfica.

 

Las tendencias actuales en el manejo de plagas proponen, inicialmente, el uso de los insecticidas como tratamiento curativo, mientras que los tratamientos consecutivos con feromonas constituyen acciones preventivas a largo plazo.  Los métodos de lucha basados en el empleo de semioquímicos no reemplazan ni reemplazarán completamente los insecticidas, pero un uso coordinado de las feromonas y de los insecticidas.

 

 

3.      TRABAJOS REALIZADOS

 

-         Se utilizaron tres (3) experimentos de trampeo bajo condiciones de campo usando mezclas sintéticas Kairomanales y feromonas.

 

Dentro de los resultados se encontró que el mayor  número de capturas se obtuvo con la mezcla sintética F+.

 

Con el difusor Agrisense de bolsa y la solución JCO resultó tan eficiente como el cebo vegetal.

 

-         Se probaron cinco (5) cebos vegetales: en los que se encontró que el mayor número de captura fue en el estipe de moriche, presentándose diferencias significativas con los demás cebos.

 

-         Se utilizaron 3 cebos vegetales y 3 soluciones  kairomonales: se obtuvo que el mejor tratamiento fue el de la mezcla  JCO seguido de caña y piña.

 

-         En este se evaluaron la ubicación de las trampas en la papelera y sobre el plato a 20 cms del estipe.  Se utiliza el cebo (caña de azúcar) y la feromona Rhynko – Lure de ASD

Los mejores resultados se dieron en la Palera a los 20 cm del estipe

 

 

-         Se utilizaron seis (6) cebos vegetales en los cuales el de banano y piña capturaron mayor número de R. palmarum.

1.      Caña de Azúcar

 

-         Se evaluaron en total 1494 individuos, de los cuales 822 (55%) fueron hembras y 672 (45%) machos.  Esta especie presentó un 5.8% de insectos portadores de nemátodos.  El 6.0% de la población de hembras estudiadas, fue portadora, mientras que en los machos este porcentaje fue de sólo 5,7%, no siendo estadísticamente significativa al diferencia.

 

4.      MATERIALES Y MÉTODOS

 

A.     LOCALIZACIÓN

 

El  trabajo se realizará  en la plantación La Mejorana en el municipio de Acacías del Departamento del Meta, a 17 kms. vía de Dinamarca.

 

En el lote denominado Los Caimos de 46.4 Ha. y con un número aproximado de 6625 palmas y de siembra  1994, con un promedio de producción de 16.6 ton/ha.

 

B.    CARACTERÍSTICAS CLIMÁTICAS

 

La plantación La Mejorana presenta:

                                                                        Aprox.

-  Punto de rocío                                       22,4

-  Viento mts/seg                                              2 – 2,2

-  Temperatura                                     24 – 26 °C

-  Precipitación mm                                         año 980 – 2600 mm

-  Evaporación                                     160

-  Humedad mes                                        80 – 84%

-  Nivel del mar                                         320 msnm.

 

5.      METODOLOGÍA

 

FASE DE CAMPO

 

El estudio se realizará en dos diferentes fases.

 

Fase 1

Se utilizaron las siguientes soluciones Kairomonales

1.  JCO                                  (solución kairomonal completa)

2.  MIN                                    (solución con integrantes mínimos)

3.  F+                                      (solución completa mínima)

4.  F+1                                   (solución completa más un  integrante)

5.  F+2                                   (solución completa más dos integrantes)

6.  F+3                                   (solución completa más tres integrantes)

7.  Cebo vegetal                       (caña de azúcar) 36 – 40

Cada uno presentará 5 repeticiones para un total de 35 trampas.

 

Fase 2

 

Se utilizaron soluciones kairomonales

1.  JCO                                  (solución kairomonal completa)

2.  F-                                       (solución completa mínima)

3.  F-1                                    (solución menos un integrante)

4.  F-2                                    (solución menos dos integrantes)

5.  F-3                                    (solución menos tres integrantes)

Cada una con cinco (5) repeticiones para un total de 25 trampas.

Por total se utilizaron 60 trampas  para utilizar como trampa (R palmarum L).

 

Descripción de las trampas utilizadas contra Rhynchophorus SPP.

Las trampas consisten en baldes plásticos con tapa de 19 a 25 litros de capacidad en los cuales se perforan orificios de drenaje y ventanas de entrada laterales.

 

Para un experimento dado, todas las trampas (los baldes) tienen  exactamente el mismo aspecto  (tamaño y color).  Los huecos de drenaje se perforan alrededor de todo el balde a 3 cm del fondo.  Dichos huecos no deben exceder 3 mm de diámetro.  Lo huecos laterales (4 x 12 cm, medida vertical x horizontal) se deben perforar a 3 cm del borde superior del balde.  Cuatro ventanas simétricas de 4 x 5 cms se deben abrir en un círculo de 14 cm de diámetro a partir del centro, sobre la tapa.  El pedazo de plástico recortado debe quedar unido a la tapa e inclinado hacia el exterior para formar ventanas semi – abiertas.

 

Los difusores de los compuestos sintéticos atractivos se deben colgar con alambre desde el centro de la tapa hacia el interior de la trampa.  Los difusores se mantendrán a nivel del tercio superior del balde.

 

Para completar las soluciones Kairomonales se agrega proporcionalmente diferentes cantidades de acetato de etilo y etanol.

 

Las trampas se les  tendrá con el difusor kairomonal con 50 ml. de la solución (o con 10 mitades de  caña de azúcar de 20 cm.  de largo en remojo en Endosulfan 1,5% ma) más un difusor de Rhynchophorol con 400 ml de endosulfan (1,5% ma)

 

Disposición

Las trampas se ubicaran en la línea tres del lote en suelo a la base de la palma o en la palera a una distancia de 100 mts. entre si en línea recta.

 

Lecturas

Se realizaron una (1) cada tres (3) días  con permutaciones de los tratamientos al azar, cada semana, los sobres de feromona serán pesados al comenzar y una lectura cada semana.

 

 

 

 

 

6.      PRESUPUESTO

RUBROS

CENIPALMA

MEJORANA

ESTUDIANTE

TOTAL

Personal

Estudiante

Supervisión

Equipos

Laboratorio

Materiales

Alcohol Etílico

Bolsas

Baldes

Papelería

Marcadores

Acetato de Etilo

Soluciones Kairomonales

Feromona

Fotos

Endosulfan

Análisis estudio

Viajes

Estudiante

Imprevistos 10%

 

 

450.000

 

 

 

20.000

15.000

400.000

 

8.000

50.000

400.000

30.000

130.000

25.000

 

 

 

152.800

 

980.000

 

 

120.000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

110.000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

120.000

 

 

 

 

150.000

 

280.000

 

150.000

70.000

 

980.000

450.000

 

120.000

 

20.000

15.000

400.000

120.000

8.000

50.000

400.000

30.000

280.000

25.000

280.000

 

150.000

332.800

TOTAL

1.702.800

1.210.000

770.000

3.682.800

 


 

 

7.      CRONOGRAMA

 

 

 

 

 

 

MES

 

 

MES

 

 

MES

 

 

MES

 

 

ACTIVIDAD/SEMANA

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

XII

XIII

XIV

XV

XVI

I

II

III

IV

Realización de trampas

X

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Preparación de feromonas

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Postura de Trampas

 

 

 

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fase I Datos

 

 

 

 

X

X

X

X

X

X

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fase II Datos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

X

X

X

 

 

 

 

 

Resultados Análisis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

X

 

 

 

 

Análisis estadístico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

X

X

X

Presentación del Proyecto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

X